Entendiendo las probabilidades del bingo

100x100botemania.jpg

Si hay 100 cartones de bingo en juego, y tenemos 4 cartones, entonces nuestras probabilidades de ganar son de 4 en 100, es decir, el 4%. El problema es que puede resultar algo complicado contar la cantidad de cartones que hay en juego en una sala. Podemos contar la cantidad de jugadores, y luego suponer que cada uno tiene un promedio de X cantidad de cartones. Supongamos, 4, como nosotros. Pero, claramente, este cálculo no tiene ninguna precisión.

De todos modos, este cálculo sólo nos da la probabilidad de que uno de nuestros cartones sea el ganador, pero no las probabilidades reales de tener la combinación ganadora. Además, en los juegos progresivos tampoco nos da ninguna certeza porque es altamente probable, incluso, que nadie gane en la cantidad de bolas que se ha determinado para este pozo. Pueden pasar semanas o hasta meses, hasta que alguien resulte tan afortunado.

Muchos jugadores buscan algún sistema de bingo que les permita deducir las probabilidades de que un número determinado salga sorteado antes que otro. La realidad es que no hay forma de saberlo, ya que el bingo es un juego en el que todo está determinado por el azar. El resultado de una predicción puede ser similar al de tratar de predecir de qué lado caerá una moneda.

Algunos creen que, porque en una sesión de bingo un determinado número salió más que otros, significa que hay más probabilidades de que este número se repita. No tan rápido: en el transcurso de 100 sesiones de bingo, o más, todos los números saldrán una cantidad similar de veces.

Lo único que podemos hacer para aumentar nuestras probabilidades de ganar en el bingo es jugar en sesiones donde no haya muchos jugadores. Elige los horarios en los que hay poca gente. En todas las salas de bingo online hay sesiones a toda hora. Recorre el sitio y podrás ver en qué momento del día hay menos jugadores.

Juega con una cantidad apropiada de cartones de bingo. Jugar con 60 cartones la vez no te dará más probabilidades de ganar. A todos los efectos matemáticos, jugar con 4 cartones es lo mismo que jugar con 20, excepto en esta situación: si el promedio de cartones por jugador de una sesión es de, por ejemplo, 5 cartones, si juegas con 10 tendrás alguna probabilidad más que el resto. Sin embargo, asegúrate de que el premio valga la pena. De lo contrario, lo único que estarás haciendo es gastar más dinero en cartones que el resto.

Y, si no ganas, recuerda que el bingo tiene, de todos modos, varios beneficios: es entretenido, conoces mucha gente, y, según algunos estudios recientes, el juego del bingo ayuda a ejercitar la memoria y mantener el cerebro activo.